Tratamientos ecológicos

Que debemos saber para hacer nuestros preparados con plantas

 

La preparación de maceraciones, purines, etc. Conlleva una serie de requisitos para obtener unos preparados de calidad. Seguir los procedimientos, las cantidades, la calidad y procedencia del agua y plantas usadas, el recipiente donde se elaboran, son pautas muy importantes. Del mismo modo, respetar esas pautas, pero observar y analizar los resultados, en función de las cantidades y tiempos de preparado es importante porque si es preciso puedes probar diversas dosis o tiempos de preparación y analizar los resultados, tomando nota de ellos, así con el tiempo lograremos productos más exitosos.

En el pasado se tenía más conocimiento de las propiedades activas de las plantas beneficiosas para los cultivos, algo que se ha ido perdiendo y el único modo de retomar esos conocimientos es investigando y experimentando, observando los cultivos y como afectan nuestras intervenciones, así como el mismo ecosistema y todos sus componentes donde se encuentra, analizando los problemas buscaremos remedios a ellos, y seguiremos observando la evolución de las plantas, y con el tiempo sabrás con que, como y cuando actuar sobre los cultivos.

Nada que este escrito es definitivo, hoy por hoy todo es mejorable, así que experimenta, y comparte con el mundo tus resultados. Y sobretodo investiga, en la webgrafía hay diferentes enlaces a webs del mundillo, unas oficiales y otras no, pero donde hay valiosa y buena información.

Requerimientos en la selección de plantas efectivas, usadas como plaguicidas:

– Amplio espectro de actuación (Esta es importante, normalmente podemos encontrar varias plagas de insectos en el jardín o en el huerto y con algunos preparados acabaremos con varias plagas diferentes con un mismo tratamiento).

– No tóxicas para mamíferos, especies acuáticas ni para el ambiente.

– Que sean de tu zona y/o de fácil renovación

– Alta concentración de sustancias activas.

-Que tengan sustancias lo más estables posibles al extraerlas y en almacenamiento.

-Fáciles de procesar.

– Las plantas deben ser fáciles de cultivar y adaptables a diferentes ambientes.

– No deben de competir con plantas usadas como alimentos.

-Plantas sanas, recolectadas en su momento idóneo y si son de origen ecológico mejor.

Procedimientos en los  preparados vegetales más utilizados

Secado: Elegir una planta vigorosa , sin marchitar. Se deja secar en un lugar seco, bien aireado, a la sombra y a una temperatura menor de 35 grados. Las plantas se colocan sobre un papel o cartón, o bien se cuelgan. Una vez secas se almacenan en cajas de cartón en un lugar seco.

Maceración: Las plantas se desmenuzan y se ponen en agua. Se maceran durante 24 horas a 3 días como mucho (No debe haber fermentación)  Posterior filtrado

Purín fermentado: Se desmenuzan las plantas y se colocan en un recipiente poroso (madera, cerámica sin barnizar) con agua. Poner una tapa perforada para que pase el aire. Remover a diario para favorecer la fermentación aeróbica. Cuando la planta ha fermentado, el líquido se vuelve oscuro y no hace espuma al agitarlo (se requieren unos 14 días). Luego se filtra.

Purín en fermentación: Igual que el fermentado, pero se deja sólo 3 ó 4 días (Filtrar).

Decocción: Se desmenuzan las plantas y se dejan 24 horas en agua. Hervir durante 20 a 30 minutos: Dejar enfriar tapado y filtrar.

Infusión : Se desmenuzan las plantas y se colocan en un recipiente. Verter agua hirviendo encima, tapar, dejar reposar entre 12 a 24 horas y filtrar.

Dosis de planta en maceraciones y purines

La mayoría e preparaciones con plantas frescas y secas se usan las mismas cantidades. Verteremos en el recipiente con planta fresca troceada con tijeras. La finalidad de trocear las plantas es facilitar la extracción de sus sustancias activas, responsables de las interacciones como remedios,  al romper vacuolas, donde están dichas sustancias activas. Esta práctica es crucial para lograr extractos de saúco, helecho común, ajenjo, salvia, ruibarbo, lavanda… y sobre todo plantas coriáceas.

Las cantidades, como norma general, oscilan alrededor de 1kg de plantas frescas para 10 litros de agua, incluso menos. Si utilizamos  planta seca, la dosis desciende de 100 a 200gr para 10 litros, según sea el caso (por ejemplo la ortiga se recomienda en dosis a razón por cada 10 litros 800 g. de planta). En cultivos pequeños, recomendamos mínimo 5 litros, da mejor resultado y es más fácil tratar con hacer cantidades más grandes que pequeñas. De todos modos existen productos ecológicos que van muy bien y no son excesivamente caros. (Busca en tu ciudad si existen puntos de venda de agroecológicos o pídelos por internet, recomendaremos en el apartado de enlaces  alguna web).

Si cultivas tus propias plantas, secar las plantas nos permitirá disponer de éstas fuera de temporada,   la cola de caballo, consuelda, ortiga, o helecho, por ejemplo, son muy útiles al comienzo de la primavera, o cuando ante un problema urgente y no tengamos tiempo de ir a recogerlas en la Naturaleza. Además su almacenamiento no ocupa mucho espacio.

   Importante: En los preparados la utilización de planta ecológica es más recomendable, es sabido que por ejemplo el ajo tratado con sintéticos no tiene la misma composición química y esto afecta a sus cualidades fitosanitarias no obteniendo los resultados esperados, así pues por norma general la recomendación es la planta procedente de cultivo ecológico.

 

El agua usada en los preparados:

La procedencia del agua es muy importante, de ello depende que haya variaciones en su composición, Ph, exceso de cal, cloro, etc. Estos contenidos, junto con las extracciones de plantas u otros productos como polvos mojables, pueden alterar negativamente los resultados de las aplicaciones.

El agua de lluvia

Se utiliza preferentemente agua de lluvia (de 15 a 25 ºC). En invierno hay que pensar en dejar que el agua se temple en un local tibio. Por encima de los 25 ºC se producen degradaciones enzimáticas  no deseadas. Para recoger agua de lluvia es suficiente con colocar un recipiente en la bajante de la canalera (Evitad los bidones oxidados). A veces, cuando el tejado es de placas de uralita fibrocemento, se aprecian trazas de materias calcáreas o de amianto.

Según las regiones, el agua de lluvia es más o menos ácida. Hasta un pH de 5 no hay que inquietarse. Por debajo de Ph 5 corregid con un poco de ceniza de madera.

El agua de pozo

El agua de pozo o de fuente es a menudo caliza y tiene nitratos. Si un análisis la señala como no potable, no utilizarla para hacer extractos, incluso aunque con ella se pueda regar perfectamente las plantas.

El agua del grifo

El agua de la red presenta cierto número de inconvenientes, en particular por su contenido en cloro y caliza. Echad un vistazo sobre el análisis anual proporcionado por la compañía de aguas. El cloro es un potente oxidante destinado a desinfectar el agua hasta que llega al grifo. Puede empobrecer los extractos contrarrestando la acción de las bacterias. El remedio es sencillo: dejad el agua al aire libre en un cubo de plástico bien amplio, durante 2 o 4 días (según la cantidad de cloro que tenga), removiéndola de vez en cuando.

El problema de la cal

La cal tapona los estomas de las hojas e impide la estimulación a través de las hojas. Modifica el Ph). Si sobrepasa un pH7, Michel Barbaud aconseja añadir vinagre de vino, del que se vende en el comercio, a razón de un cuarto de litro de vinagre por cada 30 litros de agua. De esta manera se baja el pH en un punto.

Características del recipiente para preparados con plantas:

La recomendación es hacer cantidades grandes de preparados (10-15 litros) y hay que emplear recipientes de más capacidad de la cantidad que queremos realizar (15 litros para preparar 10 litros de extracto). También es interesante que sea más alto que ancho, para que las plantas se mojen bien. Hacedlo con miras amplias, ya que los extractos son fáciles de almacenar.

El material de recipiente que sea de plástico antes que madera, por experiencia se sabe que las cubas de madera tienen sus limitaciones, son pesadas y no muy estancas. También, cuando son nuevas, la madera segrega taninos en la preparación y si han servido para hacer vino, podrían tener elementos nocivos. Tampoco hay que usar recipientes metálicos, salvo los de acero inoxidable que emplean los apicultores. El inconveniente es que son caros, pero se pueden conseguir de ocasión.

Recuerda:

– Lo mejor es utilizar el agua de lluvia y, sobre todo, las aguas no calizas. Control Ph

-Las grandes cantidades de extractos son más fáciles de lograr que las pequeñas muestras.

-Trocear bien las plantas, ayudaremos a  la segregación de sustancias en la preparación.

– Hay que remover el preparado al menos una vez al día.

– Examinar si todavía tiene un tapiz de burbujas que suben, signo de fermentación.

– Trasegar y filtrar, y diluir si es preciso, y aplicar a continuación.

-Conservar en una bodega o en un sótano.

Algunos ejemplos de preparados:

-Maceración de tabaco, ajo y cebolla:

Macerar  en un litro de agua 8-10 g. de tabaco, 2 ajos y 0,5-1 cebolla. En caso de necesitar más cantidad hacerlo de la siguiente manera, macerar en 1 litro de agua 40g de tabaco, 8 dientes de ajo y  2-3 cebollas (trocear el ajo y la cebolla, piel incluida). Diluir en otros 4 litro de agua ( o directamente macerar en los 5 litros). Repetir el tratamiento cada 7 u 8 días, en 3 aplicaciones debería desaparecer la plaga. Este tratamiento, es válido contra pulgones, cochinillas, ácaros, mosca blanca, etc. Aplicar tratamiento 3 veces cada 7 u 8 días, a últimas horas de la tarde. Si la plaga es muy grande hacer la aplicación 2 días seguidos en la primera intervención.

   Importante: El tabaco es de los plaguicidas naturales más tóxicos, precaución en ojos y por inhalación. Y este preparado en concreto tiene un fuerte olor.

-Preparado de tabaco y jabón

Mezclar la maceración de tabaco con una cucharada de jabón y agitar bien, luego pulverizar la planta. Contra pulgones, ácaros, orugas. Especialmente indicado para el control de trips.

 -Maceración  de pelitre

Se maceran 50 g  de flores secas pulverizadas en 1 l de agua durante 24 horas (a más cantidad más tóxico, el incremento es posible, pero no más de 10 o 15 g. más, antes probar con añadir 20g. jabón potásico, mejora la efectividad) se filtra y se guarda en un recipiente bien tapado en lugar fresco oscuro. Actúa por contacto, produciendo parálisis en pulgones, mosca blanca y ácaros. Tiene baja toxicidad y es poco persistente (máximo tres días).

 -Preparado de ajo y chile

Hervir 250 gramos de chile Capsicum spp. (Solanaceae) del más picante, en cuatro litros de agua, por 15 minutos. Posteriormente agregar 250 gramos de ajo Allium sativum (Liliaceae) machacado, y hervir nuevamente por cinco minutos más. Después de su enfriamiento y colado se añaden 12 litros de aguay se aplica a la base de las plantas para controlar gallina ciega, gusanos trozadores y caracoles, en sus primeros instares. En aplicación al follaje se combaten los pulgones y larvas pequeñas.

-Purín de ortiga:

Purín de fermentación, preparado a razón de 80g de planta fresca por litro de agua, igualmente de amplio espectro de actuación, además este es beneficioso en el desarrollo de nuestras hortalizas, de hecho es muy bueno dejar crecer las ortigas bajo las tomateras, es lo que se llama una asociación beneficiosa para el tomate. (Buenas propiedades insecticidas además de aportar mejoras a diferentes cultivos).

-Purín de artemisa

La Artemisia absinthium produce un insecticida natural de amplio espectro contra pulgones, ácaros, cochillinas, hormigas, etc. Se hace un purín con 300gr de planta fresca o 30g de planta seca en 1 l de agua durante una semana. Luego se filtra y se pulveriza la planta afectada cada 15 días.

-Macerado de ruda

    Un buen repelente de insectos se puede hacer machacando 200 grs. de ruda, agregar unas hojas de salvia en 1 lt. de agua, dejando descansar 48 hs. y pulverizar.

-Preparado melia

Utilizamos 100 g. de semillas molidas del árbol Paraíso o Melia, o 250 g. de hojas molidas en un litro de agua. Se deja reposar durante ocho horas, removiendo bien la mezcla. Antes de aplicar, se filtra y pulveriza cubriendo bien toda la superficie de la planta, especialmente el envés de las hojas. Es necesario realizar al menos tres aplicaciones sucesivas cada ocho días al inicio de la aparición de la plaga. Tratamiento eficaz contra áfidos, barrenadores, langostas, isocas e insectos chupadores.

    Importante: Este extracto es tóxico para seres humanos y animales de sangre caliente, aplicar con precaución.

-Decocción de ajo

Se hace una decocción con 10 g de ajos frescos en 1 l de agua, luego se filtra y pulveriza. Se usa contra enfermedades criptográmicas, bacterianas, acáros y áfidos. Se deben pulverizar con ello las plantas y/o el suelo, haciendo tres tratamientos en diez días. Deja un fuerte y desagradable olor. El ajo debe ser de procedencia ecológica.

-Decocción  de cola de caballo (Equisetum arvense)

    Se pone a razón de 100 g de plantas frescas por 1 l de agua durante 24 horas. Luego se hierve unos minutos, se deja enfriar y se filtra. Para usarla como plaguicida diluye en agua en proporción 1:5. Se debe aplicar en tiempo seco y soleado, de primavera a verano. Contra áfidos  y para prevenir hongos.

– Infusión de Ajo y Cebolla

Preparar a  razón por litro de agua, se pican 2 dientes de ajo y 1 cebolla con sus pieles. Hervir 1 litro de agua (compensar al finalizar la infusión con un vaso de agua por la evaporación, y dejar reposar 12 horas. Remover bien, filtrar y pulverizar sin diluir. Contra enfermedades criptogámicas.

 Otras infusiones

 -Infusión de ruda, salvia o juntas, repelente de pulgones, cochinilla, mosca blanca.

-Infusión de lavanda, repele a todos los insectos en general y también es fungicida.

-Infusión de flores de manzanilla, repelente de insectos y fungicida.

– Infusión de ajenjo, repelente de insectos y fungicida.

  

Otros preparados:

 

-El aceite blanco

    El preparado de Aceite blanco es un plaguicida fácil y barato de preparar. Se utiliza para controlar  pulgones, cochinilla, minador de cítricos, ácaros y orugas en las rosas, plantas ornamentales, cítricos y otros árboles frutales. El Aceite blanco recubre a los insectos en el aceite y  bloquea sus poros respiratorios. Para elaborar este preparado utilizaremos: 1/2 taza de aceite vegetal (mejor de oliva),  1 taza de agua, una cucharada pequeña de jabón natural.

Rallaremos el jabón, echaremos en un recipiente con tapón o tapa, verteremos el aceite y el agua, y agitaremos enérgicamente hasta lograr una solución bien mezclada. La dosis empleada será de 10 ml por litro de agua. Almacenar en un lugar fresco y seco, la vida útil es tres meses.

Nota – usa durante el clima templado, si  lo usas cuando la temperatura es de alrededor de 30 grados centígrados o más, puede dañar tus plantas, ya que,  como el petróleo, va a obstruir los poros de las hojas. Por la mañana o tarde es buena hora. Además, no se debe usar en plantas que tienen hojas peludas o suaves, ya que va a quemar sus hojas. Rocía en ambos lados de las hojas, las ramas y la corteza para poder llegar a las plagas dónde sea que pueden esconderse.

-Preparado de jabón de potásico

Para usarlo, se disuelven 20 g en 1 l de agua y se pulveriza la planta evitando hacerlo a pleno sol o con mucha luz. Es insecticida, acaricida y fungicida de contacto, efectivo contra pulgón, cochinilla y otros insectos de cutícula blanda, así como araña roja y hongos como oídio, mildiú, botritis y alternaria. Se degrada  rápido y es de muy baja toxicidad. También se puede usar mezclado con insecticidas, pues es mojante y adherente con soluciones de tabaco, alcohol, etc. Con lo que se mejora la efectividad del insecticida. Contra las cochinillas, a pequeña escala, va muy bien el tratamiento en alcohol. Es eficaz, pero requiere constancia.

-Preparado de Cal y Sal

    Con la mezcla de cinco partes de cal y una de sal en agua suficiente, para realizar la homogeneización, se pintan los troncos para controlar la gomosis.

-Preparado de Bicarbonato sódico

Mezclar en 4l de agua una cucharada de bicarbonato y 2,5 cucharadas de aceite vegetal, batir y añadir media cucharadita de jabón natural (de sosa o potasa). Aplicar cada 5-7 días hasta la desaparición de los síntomas. Fungicida contra antracnosis, tizón, mildiú, oídio.

   Importante: Aprender los ciclos de las plagas para saber que tratamiento y el mejor momento de aplicar tratamientos preventivos.  

 

Por Carlos Manzano

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Horticultura ecológica. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s