Retorno al equilibrio de los cultivos

Ante la alarmante situación de descontrol en el uso de tratamientos químico-sintéticos en la agricultura y la ganadería, así como el problema de los monocultivos, favorece la destrucción y desestabilización de las características, tanto físicas como químicas, del suelo. Hay que hacer un replanteamiento del modus operandi en el que se han desarrollado durante demasiado tiempo ambos sectores.

Es hora de reunir conocimientos y técnicas desarrolladas de diferentes culturas y a largo de la historia. Usaremos métodos de laboreo del mismo modo, es decir, buscamos encontrar cohesión entre todos esos conocimientos, métodos y sistemas ancestrales y más actuales. De este modo
conseguir respetar al máximo el entorno y obtener productos de calidad.
Existen diferentes tratamientos, métodos y sistemas que optimizan la prevención y lucha contra plagas y enfermedades perjudiciales para nuestros cultivos, siendo estos respetuosos e incluso beneficiosos para el medio ambiente y la calidad de los mismos cultivos.

Hay que entender algo, además de las demostradas propiedades de las plantas u otros componentes de origen natural, hay que tener claro que los productos químico-sintéticos insecticidas, fungicidas, etc. Son producidos a base de petróleos, por lo que, aparte de caros, su composición química constituida por elementos nocivos, es algo que no querrías tener en tu cultivo y entorno.

El empleo inadecuado y la misma composición de los productos químico-sintéticos causan un efecto acumulativo de elementos contaminantes en el suelo que afectan a la los organismos edáficos (fauna y microorganismos beneficiosos que actúan en el suelo) y a las mismas plantas.

Además estos elementos nocivos por infiltración acaban llegando a los acuíferos y ríos, contaminando el agua potable. Estos elementos tóxicos van aumentando su concentración a lo largo de la cadena trófica, mientras la fauna y los humanos van consumiendo alimentos que han recibido directa o indirectamente estos agentes nocivos.

¿Por qué usar plantas y sus extractos?

La naturaleza ha creado desde tiempos inmemorables diferentes substancias activas que, correctamente aplicadas, pueden controlar plagas y enfermedades de manera eficiente además de tener propiedades nutritivas y fortificantes. El reemplazo de los insecticidas sintéticos por sustancias vegetales representa una alternativa viable. Las ventajas de las sustancias botánicas son abundantes, la mayoría son de bajo coste y están al alcance del agricultor. Algunas plantas tienen propiedades tóxicas (aún así nada que ver con los químico-sintéticos), pero su efecto residual no es prolongado en el tiempo, desapareciendo rápidamente. En su mayoría no son venenosas para los la fauna, ni para el ser humano.

La composición química de ciertas plantas tienen reacciones de diferente índole, como sustancias insecticidas, fungicidas, inhibidoras del crecimiento, otras cambian el comportamiento de plagas, otras solo son repelentes,… Además de la reacción de las propias sustancias de las plantas ante plagas y enfermedades, algunas tienen propiedades que pueden mejorar la calidad de los cultivos, además éstas atraen a depredadores naturales de las plagas.

También el uso de aceites en preparados son remedios usados desde hace mucho gracias a sus propiedades químicas, como el Aceite blanco, es un aceite vegetal tradicional que se usa desde hace un par de siglos. Hoy día también se usa mucho el aceite de neem.

Es un hecho, la mayoría de remedios naturales llevan utilizándose desde hace siglos por el ser humano, y si antes funcionaban, debido a las sustancias activas de las plantas, hoy también son eficaces, aún así cabe remarcar que algunos son más bien preventivos y repelentes. Por eso es importante conocer nuestros cultivos, como las posibles afecciones de plagas y enfermedades(condiciones en que pueden aparecer, épocas de ataques, conocer el desarrollo de las plagas, etc.) Así como las necesidades de cultivo (hídricas, edáficas, nutricionales, lumínicas y climáticas). El conocimiento de todos estos elementos ayuda tanto a contribuir todo lo posible a dificultar la aparición de plagas y enfermedades y/o que no puedan ocasionar daños importantes como a intervenir en los momentos precisos, con los tratamientos y/o tácticas adecuados.

 

Por Carlos Manzano

Anuncios
Minientrada | Esta entrada fue publicada en Horticultura ecológica. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s